Nación Andaluza ante la crisis de Navantia: En defensa de la carga de trabajo en Navantia, contra el imperialismo

Nación Andaluza ante la crisis de Navantia

En defensa de la carga de trabajo en Navantia, contra el imperialismo

El pasado 4 de septiembre el Estado español paralizó la venta de 400 bombas a Arabia Saudí, una de los regímenes dictatoriales más terribles de Oriente Medio, peón del imperialismo en la zona y que está inmerso desde 2014 en una guerra en Yemen. Desde entonces se han sucedido las noticias sobre la presunta paralización de la construcción de cinco corbetas en los astilleros de Navantia-Cádiz cuyo contrato se firmó el pasado mes de julio así como las movilizaciones de las trabajadoras de Navantia. Ante esta situación queremos manifestar:

  • En la actualidad las comarcas gaditanas sufren un 26,9% de desempleo según cifras oficiales. Las cifras reales son mucho más altas. Manifestamos nuestra solidaridad con las trabajadoras de Navantia que se ven sometidos frecuentemente a la coacción del paro. Fuimos solidarias con Astilleros (ahora Navantia) en las luchas contra la reconversión naval y lo hemos sido en todas las movilizaciones en defensa de carga de trabajo. Hoy volvemos a manifestar nuestra solidaridad con la demanda de carga de trabajo para Navantia y de que en la Bahía de Cádiz haya un futuro para la clase trabajadora sin que tengan que recurrir a la dolorosa emigración.
  • Las noticias que han visto la luz desde el 4 de septiembre -sobre el rescindido contrato de 400 bombas- manifiestan como Andalucía es rehén del imperialismo. A las numerosas bases e instalaciones militares extrañas al Pueblo Trabajador Andaluz (españolas, estadounidenses, británicas) se le suma la utilización de nuestro país y sus fuerzas productivas (Navantia en Cádiz, Santa Bárbara Sistemas en Granada…) a beneficio de los intereses del bloque imperialista liderado por los Estados Unidos. Andalucía es su instrumento y la clase trabajadora andaluza es utilizada ante la falta de alternativas laborales que posibiliten una oposición a los intereses imperialistas.
  • La responsabilidad del desempleo y la fragilidad económica de Navantia (y en general de Andalucía) la tiene el Estado español y la Unión Europea que han situado a Andalucía en la división internacional del trabajo como un espacio desindustrializado, dependiente de las frágiles exportaciones agrarias y del volatil sector turístico. La industria en Andalucía se viene reduciendo cada vez más mientras crece en el Estado. Hemos pasado de un 10% del Valor Añadido Bruto industrial del Estado en 1976 a un 7,9% en 2011.
  • Señalamos como hipócrita la actitud de Podemos y de José María González “Kichi” -alcalde de Cádiz- que respalda la venta de las corbetas a Arabia Saudí “mientras no haya otra cosa” para la clase trabajadora gaditana. Hipócrita porque en las negociaciones actuales para el presupuesto del gobierno estatal de 2019 con el PSOE no se ha puesto encima de la mesa la necesidad de carga de trabajo para Navantia-Cádiz que no dependa de la industria de la guerra ni de sátrapas como los Saud. “Kichi” y Podemos tienen una oportunidad de oro para demostrar que apuestan por la estabilidad y el futuro de Navantia-Cádiz poniendo como condición para cualquier negociación presupuestaria con el PSOE un plan de ampliación y diversificación de la carga de trabajo de Navantia-Cádiz. Por desgracia nos tememos que esta situación no se va a producir porque reforzaría a la clase trabajadora andaluza y reduciría su dependencia de los vaivenes gubernamentales. El Estado español y sus partidos quieren una industria andaluza débil y dependiente y un Pueblo Trabajador Andaluz desmovilizado y dócil a los intereses imperialistas. Y para eso necesita una bahía de Cádiz siempre amenzada por el paro.
  • Desde Nación Andaluza entendemos que el empleo de 6000 familias de la Bahía no puede depender de los vaivenes políticos del gobierno español de turno ni de las necesidades militares de dictaduras criminales. La ampliación y diversificación de la carga de trabajo de Navantia-Cádiz es una prioridad para cualquier política industrial en Andalucía.
  • Rechazamos que los astilleros de Navantia-Cádiz sean utilizados para construir las corbetas saudíes así como la utilización de nuestros puertos para el tráfico de armas y material de guerra que alimente los ejércitos de las potencias imperialistas y sus intereses geopolíticos. No queremos en nuestra tierra negocios de guerra imperialistas.
  • Reivindicamos la desmilitarización plena de Andalucía. Rechazamos la presencia de bases militares españoles, estadounidenses o británicas en nuestro país. Aspiramos a que ni una sola trabajadora andaluza tenga que ponerse al servicio del imperialismo ni de sus intereses.

Por todo ello -y siendo conscientes de que el Estado español jamás permitirá una Andalucía en estos términos- consideramos imprescindible la lucha por la República Andaluza de Trabajadoras que posibilite la nacionalización de Navantia-Cádiz, la ampliación y diversificiación de su carga de trabajo y que ponga su gestión y futuro en manos de los propios trabajadores de Navantia.

¡Sí al futuro de Navantia!

¡Por la desmilitarización de Andalucía!

¡Por la República Andaluza de Trabajadoras!

 

Permanente de la C.N. De Nación Andaluza

Andalucía, 11 de septiembre de 2018.