Caso EREs: con España siempre habrá corrupción en Andalucía

Recientemente hemos podido conocer a raíz del “caso EREs” la petición de la fiscalía anticorrupción española de seis años de pena de cárcel para el ex-presidente de la Junta José Antonio Griñan así como la petición de entre 6 y 8 años para sus consejeros Carmen Aguayo, José Antonio Viera, Antonio Fernández y Francisco Vallejo. Asimismo ha pedido 10 años de inhabilitación para otro ex-presidente de la Junta como Manuel Chaves. En total la fiscalía solicita la devolución de mas de 741 millones de euros que se habrían desviado tan solo en el caso de los EREs fraudulentos.

Desde Nación Andaluza, organización andaluza, independentista y anticapitalista queremos manifestar (sin mezclar con estos hechos a los miles de trabajadores/as andaluces/zas que se han acogido a un ERE por el cierre de sus empresas, fruto de la desindustrialización de Andalucía) lo siguiente:

  • La corrupción es inherente a España y el Capital. Es el necesario lubricante que facilita el funcionamiento del capitalismo y que suaviza las contradicciones entre los ritmos parlamentarios, las leyes que aún no se han adecuado a las necesidades de la burguesía y la creciente necesidad de los capitalistas de aumentar sus ganancias sometiendo a los Pueblos Trabajadores utilizando el derecho de conquista, la violencia, el robo y el engaño. La corrupción une la necesidad de la burguesía de mantener el dominio colonial y la explotación del Pueblo Trabajador Andaluz con aquellos individuos que están dispuestos a asegurar ese dominio. Un dominio que a lo largo de la historia nacional andaluza se ha ejercido unas veces de forma legal y otras veces (la inmensa mayoría de ellas) violando las leyes y acuerdos que establecía la nobleza conquistadora primero y luego la burguesía españolista.

  • El caso “EREs” como el caso de los “cursos de formación” viene a reflejar una realidad: la forma en la que el Régimen coloniza en la actualidad al Pueblo Trabajador Andaluz requiere de tal grado de corrupción que entra en contradicción y es sancionable por la propia legalidad española. Hasta el punto de que esta corrupción sea insostenible incluso para una democracia neofranquista como la española.

  • Esta corrupción implica un alto grado de alteración, falseamiento y dopaje del sistema político en Andalucía. Unas condiciones que son excesivas incluso si las compararamos con una democracia burguesa con un grado de corrupción al uso. Así es como se ha gobernado Andalucía durante las últimos décadas. De ello se deduce una vez más que la función del Estado español y sus manijeros de la Junta en más de 35 años de “gobierno autonómico” ha sido todo lo contrario a construir un país andaluz vertebrado, políticamente consciente y dispuesto a hacer escuchar su voz.

  • Al Estado español y al gobierno cipayo de la Junta (gobernado unas veces por el PSOE en solitario y otras cogobernando con el Partido Andalucista, Izquierda Unida y recientemente con Ciudadanos) le interesa una Andalucía narcotizada y alienada. Para ello han desplegado multitud de maneras distintas de corrupción en estas décadas. Todas antidemocráticas puesto que violaban el derecho a autogobernarse del Pueblo Andaluz; unas veces ajustadas a la legalidad y otras no.

  • Sólo las contradicciones entre las distintas facciones políticas que aspiran a controlar el gobiernillo de la Junta y a gestionar la dominación del Pueblo Trabajador Andaluz (apropiándose los beneficios que esta actividad traidora a Andalucía proporciona a aquellos que la practican) explican las investigaciones judiciales en la actualidad (caso EREs, caso cursos de formación, caso UGT…). En ningún caso confiamos en la neutralidad de la judicatura española que no es más que “la voz de sus amos” de Madrid, Bruselas y Washington.

Para l@s militantes de Nación Andaluza Chaves, Griñan, Díaz y l@s distint@s consejer@s ya son culpables. No necesitamos que las leyes españolas (contrarias casi siempre a cualquier criterio de justicia) dictaminen su culpabilidad. Son culpables por amordazar al Pueblo Andaluz, por narcotizarlo y favorecer la dominación española sobre nosotr@s. Son culpables por ser l@s cooperadores/as necesari@s en nuestro sometimiento. Son culpables porque sabemos que mientras el Pueblo Andaluz no recupere su soberanía, mientras siga gobernado por la corrupta España bajo el sistema económica capitalista no terminaremos con la corrupción e cualquiera de sus formas.

¡Chaves, Griñán y Díaz culpables!

Contra la corrupción y los abusos ¡República Andaluza de Trabajadores/as!

Comisión Permanente de Nación Andaluza.

Andalucía, 20 de septiembre de 2016.

basta-de-corrupcion