NA ante el 80º aniversario del asesinato de Blas Infante: el mejor homenaje continuar la lucha obedeciendo al ideal

Nación Andaluza ante el 80º aniversario del asesinato de Blas Infante

EL MEJOR HOMENAJE: CONTINUAR LA LUCHA OBEDECIENDO AL IDEAL

Porqué el Estado español no es la expresión jurídica de una forma social; porqué sus poderes no son poderes sociales; sino poderes representativos de los fueros de una clase dictadora. La Clase plutocrático burguesa…

Por esta razón, y en estas condiciones, todos cuantos intentos se realicen para afirmar en el ánimo del pueblo, una esperanza en soluciones más o menos radicales, provenientes de la acción tuitiva de los Poderes actualmente constituidos, es restar inútilmente energías a su descontento expectante, a su voluntad revolucionaria…

Por consiguiente, yo os exhorto a que permanezcáis en vuestras organizaciones; a que las fortalezcáis, cada vez más…

Notas para el discurso ante la Cámara de Inquilinos, Blas Infante, Sevilla, 1923

Hoy hace 80 años que Blas Infante era sacado del cine Jaúregui para ser llevado a las afueras de Sevilla donde fue asesinado. El kilómetro 4 de la carretera de Carmona fue el sitio elegido para descargar sobre el cuerpo de Don Blas el plomo que le segaría la vida. Con aquella ráfaga pretendían hacer callar a todo un pueblo. Aquel genocidio ideológico quiso terminar con los mejores hij@s del Pueblo Trabajador Andaluz. Creyeron conseguirlo.

Luego vinieron aquellos que decían y dicen honrarlo pero que con su proceder traicionan una y mil veces el pensamiento de Blas Infante. Pueden llevar la bandera nacional andaluza. Pueden incluso envolverse en ella o portarla permanentemente. Pero lo que determina si se acercan o alejan del pensamiento de Blas Infante son sus hechos.

Y hoy hemos de decir que la Andalucía libre por la que luchó Blas Infante está más lejos que nunca de ser una realidad. Seguimos siendo una nación negada, un pueblo trabajador carente de derechos colectivos. Permanecemos, en lo esencial, en idéntica situación de dependencia política, carencias sociales y expolio económico. Y el supuesto Estado de las autonomías no es más que una descentralización estatal que se limita a gestionar nuestra dependencia.

La lucha por la independencia nacional y popular andaluza en el actual marco del Estado español, el imperialismo y el neoliberalismo, no es sólo una cuestión de principios: es la única vía para lograr la transformación de la realidad andaluza y la de sus clases populares. Si de algo nos sirve la actual coyuntura económica de crisis capitalista es para comprobar día a día, en todos los órdenes de nuestra existencia, como andaluces y como trabajadores, las consecuencias de que el Pueblo Trabajador Andaluz no sea el dueño de su tierra ni de su libertad.

En esta situación los cantos de sirena del reformismo que nos venden una Andalucía mejor en una España “de otro color” se muestran absurdos si los contrastamos con la experiencia histórica de Andalucía como parte del Estado español. El reformismo ya era habitual en la Andalucía de Blas Infante. Su opinión la manifestó como recogemos más arriba.

No ha habido una España en la que Andalucía no haya estado en condiciones de expolio económico, dependencia política y alienación cultural, porque España necesita para su propia existencia una Andalucía así. Tampoco es posible, tal y como afirma el soberanismo partidario de integrarse en proyectos estatalistas, liberar Andalucía integrándose en las fuerzas políticas y las estructuras estatales. Es este un discurso que termina proponiendo una estrategia similar a la del regionalismo (apostar por otra España posible para luego cambiar Andalucía) y que sólo puede conducir al suicidio, como se ha suicidado el regionalismo en las últimas décadas. El nacionalismo andaluz, o es revolucionario o se convertirá en otro regionalismo.

Ahora más que nunca es imprescindible reorientar a toda la izquierda soberanista andaluza bajo un proyecto liberador que recoja las propuestas de Blas Infante y se encamine decididamente hacia la liberación de Andalucía sin atajos y sin sendas intermedios. Ahora más que nunca es esencial reivindicar al Blas Infante soberanista y revolucionario que fue en realidad sacudiéndonos los tópicos y las visiones manipuladas que el Régimen proyecta del andaluz más insigne. Por todo ello animamos a nuestra militancia y simpatizantes a acudir mañana 10 de agosto a la Plaza Jaúregui (Plaza Padre Jerónimo de Córdoba) a partir de las 20 horas para demostrar que con nuestra lucha mantenemos con vida a aquel que quisieron matar.

¡Viva Blas Infante!

¡Viva Andalucía independiente y el socialista!

C. Permanente de Nación Andaluza.

Andalucía, 9 de agosto de 2016.