Comunicado nº 5 de la Conferencia Internacional: Ante la crisis del estado español ¡REPÚBLICAS SOCIALISTAS!

Ante la profunda crisis del Estado Español, que la pandemia del coronavirus está agudizando de forma radical, las organizaciones miembros de la Conferencia Internacional, Agora GalizaUnidade PopularHerritar Batasuna y Nación Andaluza quieren hacer la siguiente declaración:

Esta crisis, que se viene arrastrando desde 2008, y muy especialmente desde la abdicación forzada en 2014 de Juan Carlos de Borbón, rey de España por la gracia del dictador genocida Francisco Franco, puede ser definida como total y general. Sólo las luchas de clases y, sobre todo, la praxis revolucionaria de los pueblos trabajadores del Estado español determinará si se trata de:

1.- El fin del Régimen del 78, tal como lo hemos conocido hasta ahora, derivando a un sistema claramente neofascista, manteniendo el entramado institucional parlamentario decidido por la oligarquía franquista en los años 1969-1975, pero reformulando la II Restauración monárquica y III Borbónica en clave más represiva, antiobrera, imperialista, autoritaria y españolista si cabe. 

2.- El fin de la monarquía facilitando la mutación del actual régimen burgués del 78 y abriendo paso a la III República española, por medio de una reedición caricaturizada del Frente Popular en versión socialdemócrata, con la alianza de las burguesías autonomistas y soberanistas de las naciones oprimidas, manteniendo la unidad de España, el capitalismo y la integración en las estructuras imperialistas: OTAN, euro, Unión Europea, etc. Todo ello en un intento de ganar tiempo ante la deriva autoritaria del Estado español.

3.- El fin de la propia España como proyecto imperial y marco estatal de acumulación y expansión del Capital, por medio de revoluciones socialistas en las diferentes naciones oprimidas por esa cárcel de pueblos trabajadores que ha sido siempre el Estado español. Nacimiento de diferentes repúblicas socialistas independientes en un proceso revolucionario que seguramente implicaría parte de nuestra área geopolítica: Europa y el Mediterráneo. 

Mientras los factores objetivos de la crisis general del Estado español no solo han madurado, sino que se encuentran en avanzado estado de putrefacción, los factores subjetivos, es decir, la conciencia de clase revolucionaria y proletaria de los pueblos trabajadores se encuentra todavía en sus primeras fases iniciales. 

Esta debilidad de la praxis revolucionaria (teoría practicada y práctica teorizada, en un proceso dinámico en espiral) es lo que determina la coyuntura política actual y motiva esta declaración. Es el momento de hablar alto y claro.

El actual Gobierno de coalición social-liberal y socialdemócrata abarca a todas las fuerzas reformistas del Estado español, tanto a las españolistas (PSOE y Unidas Podemos) como a las autonomistas y soberanistas de las naciones oprimidas (ERC, EHBildu, Compromís, BNG…). Su objetivo es realizar una segunda Transición, con unos nuevos Pactos de la Moncloa y una reforma constitucional que asegure la estabilización del Régimen del 36-78 y la superación de su crisis estructural.

La oligarquía baraja a corto plazo otras dos posibles salidas a la crisis general de la II Restauración monárquica. Por un lado la tecnócrata, con un gobierno de “Unidad Nacional” entre el PSOE, el PP y Ciudadanos con personalidades de la burguesía con perfil “técnico” y “apolítico” en la línea del Gobierno de Monti en Italia y Papadimos en Grecia, que por imposición de la Unión Europea substituyen en 2011 a los Gobiernos de Berlusconi y Papandreu respectivamente, e imitando a los gobiernos de la Unión Liberal de la segunda mitad del siglo XIX. Por otro lado la claramente neofascista, con un Gobierno del PP, Ciudadanos y VOX.

Estas tres alternativas no son contradictorias entre sí, sino complementarias en el tiempo, en las etapas y en las funciones a realizar. El objetivo de la oligarquía españolista es mantener estable el marco político de la Constitución de 1978 ante la tremenda agudización de la crisis que ha desencadenado el COVID-19 y un previsible estallido social. De ahí el rearme represivo y la militarización a marchas forzadas.

En caso de no lograrlo, y ante un desbordamiento de las luchas de clases y de liberación nacional de los pueblos trabajadores del Estado, una III República española gestionada en un primer momento por las diferentes socialdemocracias sería un cortafuegos aceptable. De manera fractal, se repiten los ejes y esquemas de las crisis generales del Estado español en los siglos XIX y XX, que trajeron la I y II Repúblicas españolas (1873-1874 y 1931-1939), y la I y II Restauraciones monárquicas (1875-1931 y 1975-actualidad).

 

Nación AndaluzaHerritar Batasuna y Agora Galiza-Unidade Popular somos tres organizaciones independentistas y socialistas revolucionarias que actuamos en nuestros respectivos marcos nacionales, Andalucía, Euskal Herria y Galiza. Nuestra alternativa a la crisis del Estado español es la revolución socialista en cada uno de nuestros marcos nacionales. Estamos hablando de la toma del poder político y económico por nuestros pueblos trabajadores dirigidos por la clase obrera, por el proletariado revolucionario. Hablamos de repúblicas socialistas, de Estados proletarios. 

Esta alternativa conecta directamente con los planteamientos de la III Internacional, cuyo centenario recordamos en año pasado, formulados en 1931: “crear, sobre las ruinas del imperialismo español” una libre federación de las repúblicas obreras y campesinas. 

Nuestra propuesta es forjar en la lucha y para la lucha la Alianza Revolucionaria de los Pueblos Trabajadores, abierta a todas las organizaciones del mundo. Partimos de la Conferencia Internacional, que agrupa a las tres organizaciones mencionadas, pero aspiramos a sumar fuerzas y voluntades, no sólo en el Estado español, sino en todo el planeta.

Es en este proceso de praxis revolucionaria donde se construirá la V Internacional, aprendiendo de la práctica real de la lucha de clases, superando en el combate los errores cometidos por los movimientos revolucionarios a lo largo de los siglos XIX y XX y mejorando sus enormes y heroicos aciertos. Aprender del pasado, luchar en el presente, para conquistar el futuro. 

En este camino de lucha contra el capitalismo y el imperialismo, iremos dando forma a la Unión de Repúblicas Socialistas, basada en el respeto escrupuloso y absoluto a la soberanía e identidad nacional de cada pueblo trabajador, en el internacionalismo proletario y en la solidaridad y apoyo mutuo entre las clases obreras de cada nación. 

Ante la situación internacional creada por esta pandemia, también hacemos nuestros los planteamientos de Lenin, que hace ya más de cien años proclamaba que había que transformar en revoluciones socialistas las guerras imperialistas. 

Ese es nuestro firme compromiso: aprovechar esta coyuntura para concienciar, organizar y dinamizar a nuestras respectivas clases obreras y pueblos trabajadores con vistas a la lucha revolucionaria por la independencia y el socialismo en cada una de nuestras naciones. 

Hacemos un llamamiento a formarse, organizarse y luchar en el seno de nuestras organizaciones, y a incorporarse a esta dinámica unitaria. ¡Adelante!

 

¡Ni progres ni fascistas, repúblicas socialistas!

 

Conferencia Internacional (Agora Galiza-Unidade Popular, Herritar Batasuna y Nación Andaluza).

2 de mayo de 2020